Buscar
  • daniroman

Las 3 excusas con las que más te auto-saboteas

Actualizado: 29 de may de 2019

Empiezas a comer sano, vas como avión y de repente te encuentras dándote excusas a ti misma para comer todo lo que es "prohibido"...


Muchas de mis clientas me comentan que empiezan a comer sano, pero que en el camino se autosabotean.


En las sesiones de coaching, nos damos cuenta de que empiezan a aparecer excusas para comer “cosas ricas” y las chicas terminan “desordenándose” y “saliéndose”, es decir, volviendo a comer comida chatarra, cosas dulces y alimentos que saben que engordan.


Si analizas tus excusas, te vas a dar cuenta de que siempre son verdad. Nadie se va a poner como excusa algo que sea mentira y eso, dificulta mucho más salir de esas malas decisiones. Entonces, para ayudar a mis clientas a que sus excusas dejen de tomar el control a la hora de decidir qué y cuánto comer, en las sesiones de coaching definimos lo que yo llamo: contra-excusas.


Éste es un término que tomé prestado para definir lo opuesto a las excusas, o sea: argumentos realistas y que ponen la responsabilidad en ti misma y no en factores externos a la hora de decidir qué comer.


Te quiero dejar aquí las 3 excusas más típicas en mis sesiones de coaching y algunas de sus contra-excusas para que puedas salir de ese círculo vicioso del saboteo!


Aquí van:


1. "No tengo tiempo de cocinar sano"


Tengo clientas que trabajan en horario de oficina, otras que trabajan en turnos, otras que viven súper lejos de donde trabajan y otras del área de la salud que atienden paciente tras paciente... tras paciente.


Todas ellas tienen trabajos distintos, pero el mismo problema: falta de tiempo.


¿Hay alguien que tenga más horas al día que otra persona?


No.


¿Entonces cómo las personas fit sí logran comer saludable?


Es porque lo han hecho su prioridad. Por lo tanto, no es que no tengas tiempo de comer saludable, es que no te has hecho el tiempo.


Cuál es la contra-excusa aquí: “justamente porque no me sobra el tiempo, necesito prepararme mis comidas saludables para tomar mejores decisiones a la hora de comer.”


2. "Me merezco comer algo rico"


Sí, has trabajado todo el día. Fue un día súper duro y estoy totalmente de acuerdo en que te mereces un premio… pero que ese premio sea algo que NO te haga sentir culpable después y que no te haga engordar.


Contra-excusa: “los premios son algo que me tienen que hacer sentir bien conmigo misma. Cada vez que como “chanchadas” me termino sintiendo peor y muy desilusionada de mí.”


Busca otra forma de premiarte que no sea con comida :)


3. "Llego tan cansada y muerta de hambre que me como lo primero que pillo"


Y nunca es algo saludable y nunca es poco.


Contra excusa: “tengo que elegir lo más saludable posible porque, sobre todo cuando estoy cansada y con hambre, mi cuerpo necesita nutrientes de calidad.”


Te aseguro que con mis clientas hemos encontrado muchísimas recetas rápidas y saludables para esos momentos.


Los seres humanos siempre vamos a buscar argumentos que avalen lo que ya hemos decidido desde antes, como por ejemplo, llegar a comer “chanchadas” cuando llegas después del trabajo.


El desafío aquí es no dejar que estas excusas sigan tomando el control de lo que comes y encontrar un pensamiento que sí te ayude a tomar mejores decisiones para ti misma en esos momentos.


Espero que este artículo te ayude :)


Pd: para participar en mis sesiones de coaching, click acá.


#dietasana

0 vistas