Buscar
  • daniroman

3 consejos para que tu peso deje de ser un tema en tu vida

¿Cansada de que tu peso sea siempre un tema en tu vida?


A mi también me pasó... Miraba mis "fotos de flaca" y me daba pena y rabia no poder controlarme.


Muchas veces me comparaba con otras y me daba vergüenza mostrar mi cuerpo. Intentaba volver a hacer esa dieta que me dio buenos resultados en el pasado pero era como si mi fuerza de voluntad se hubiese esfumado y con toda esta sensación me daban más ganas de comer… atroz.


En cambio ahora que sé cuáles son los pasos más efectivos para salir de eso, me siento completamente diferente.


¡No te imaginas lo liberador que es sentirte cómoda con tu cuerpo! La ropa ya no es un problema del día a día e ir a la piscina tampoco. La comida ya no es mi enemiga y no siento esa rabia conmigo misma por no ser capaz de controlarme.





Esa sensación de libertad realmente se nota en todos los otros aspectos de mi vida y es por eso que quiero compartir contigo 3 consejos que me ayudaron a mí a salir del tema con la comida y que les he transmitido a mis clientas, quienes han tenido resultados excelentes.


Aquí van:


1. No te desesperes.


Esto no es fácil porque sé que cuando te miras al espejo, no te gustas o de hecho por eso mismo evitas mirarte.


Sé que te pruebas mil cosas antes de salir y lo frustrante que es ir a comprarse un pantalón.


También sé que te pasas comparando con tus amigas flacas y que todo esto te afecta más de lo que cualquiera puede pensar.


Lo sé porque he estado en esa misma situación y por eso mismo he ido guiando a mis clientas para que sean más autocompasivas consigo mismas porque es un paso clave.


Nunca nada funciona cuando mentalmente te tratas mal a ti misma.


El amor propio es fundamental y por eso te invito a pegar esta frase de Louis Hay en tu espejo y repetirla dos veces al día:


“Me acepto incondicionalmente hoy mismo”.


Y le puedes agregar:


"No estaré en mi mejor momento, pero voy a trabajar para lograr mi mejor versión".


2. No te peses.


Me acuerdo cuando en el colegio por alguna razón nos empezaron a pesar y fue un momento de pánico e histeria entre todas las mujeres. Nada causa más vergüenza y frustración a una mujer, que compartir su peso.


Es por eso mismo que pesarte no te ayuda a avanzar porque trae a la luz un montón de emociones que te tiran hacia atrás. No importa cuántos cambios hayas hecho en la semana, no importa todo tu esfuerzo, porque


si la pesa no te dice lo que quieres ver, te vas a frustrar.


Desde mi punto de vista, no ver cambios en la pesa NO es una señal para retroceder y para desmotivarse.


¿Cuántos años llevas en este círculo viciosos de hacer dietas y de sufrir efectos rebotes?


Tu cuerpo necesita un tiempo para poder desinflamarse y funcionar bien.


Y para evitarnos todo ese malestar emocional innecesario, de verdad te pido que no vuelvas a pesarte porque los cambios físicos los puedes ver de otras formas: en tu energía, digestión, piel, pelo, en cómo te queda la ropa, en si te cansas o no al subir una escalera, en tu humor… no es necesario que te peses.





3. No repitas lo mismo que no te ha funcionado.


Aquí voy a hablar de dietas. Apenas le mandas la señal a tu cerebro de que "NO PUEDES" comer, tu cerebro lo desea más y eventualmente te va a obligar a comer todo aquello que le prohibiste.


Hacer dieta sí te puede llevar a perder peso rápidamente, sin embargo, te va a cobrar intereses por ello. La investigación dice que en un año o menos vas a ganar el mismo peso que perdiste, incluso más.


Por lo tanto, las dietas no funcionan. Concéntrate en mantener un estilo de alimentación sano del que disfrutes y con el que puedas ser constante. Te prometo que los resultados van a llegar :)


Espero que este artículo te haya servido para que practiques la autocompasión contigo misma, para que te respetes y para que logres avanzar hacia ese cuerpo sano y liviano que tanto te mereces.

0 vistas